#MundoRaro
¿Por qué hay personas que son más calurosas que otras?
¿Por qué hay personas que son más calurosas que otras?
En tiempo de calor nuestro mejor amigo es algún lugar con aire acondicionado, pues solo basta con salir poco tiempo al sol y empezar a sudar con las altas temperaturas que nos trae el verano. Pero, aunque nadie se puede salvar totalmente del calor, existen personas que son más calurosas que otras.

¿Qué influye en ser más sensibles al calor?

Primero debemos entender que la sensación de frío o calor se produce principalmente por la activación de unos receptores nerviosos que tenemos en la piel que nos permiten identificar cambios en la temperatura. Esto puede ocurrir ya sea por un objeto que esté produciendo frío o calor, o por nuestra propia temperatura corporal.

La información de la temperatura viaja por los nervios hasta la médula espinal, llegando así hasta el cerebro. Varias de las regiones internas cerebrales, son las que se encargan de interpretar si esa sensación es fría o caliente, haciéndonos sudar o bien temblar.

Uno de los elementos que influye en si somos una persona calurosa o no, es la genética. La herencia juega un papel fundamental en la regulación de temperatura, pues una persona que tenga mayor tendencia a la piel grasa, tendrá más protección antes las temperaturas externas, lo que hace que muchas veces guarde calor dentro de su cuerpo.

Factores externos que afectan al calor


Sin embargo, también se dice que factores externos como la ingesta del agua, o la actividad física tienen mucho que ver en como la sensación de calor nos afecta. Expertos aseguran que un ejercicio físico apropiado y una vida activa hacen que sintamos menos calor, esto debido a que el sistema nervioso mejora la regulación de temperatura.

También se ha comprobado que las mujeres tienden a ser más calurosas que los hombres debido a los estrógenos, pues cuando ocurre una bajada de estos, muchas mujeres tienen lo que se llaman sofoco o sensaciones de mayor calor. Aunque si no ocurre una bajada de estrógenos, no existen diferencias significativas entre como ambos sexos perciben la temperatura.